MENU

Pagina Principal
Conoceceuta

Como llegar

Turismo en Ceuta
Guía de Ceuta
Historia
Monumentos
Fotos
Multimedia
Noticias
Monografías
Festividades
Biblioteca Virtual
Casas de Ceuta
Amigos Web
Contactar
                             

 

 

MURALLAS REALES.

 

 

Se encuentran situadas al oeste del istmo de la Almina.

EL BALUARTE DE LA BANDERA. 

Baluarte de la Bandera

Es un gran bastión de dos flancos cuya intersección forma una punta de flecha que remata el recodo que, en este lugar, forma el foso Real. Tiene dos orejones, uno al sur y otro al oeste. El Baluarte de la Bandera, junto con la Muralla Real y el Baluarte de la Coraza Alta componen el primer núcleo del sistema de fortificación permanente abaluartada construido por los portugueses entre 1543 y 1549. En sus muros son aún observables las huellas de los proyectiles que durante el cerco de Mawlay Ismail impactaron contra sus piedras, sin conseguir abatirlo. En la cara interna del orejón sur hay un curioso matacán de piedra adosado al muro y en su cara norte se encuentra una hornacina con una imagen del Cristo crucificado que da nombre al Puente del Cristo, que por este lado une la ciudad con el continente. Su denominación hace referencia a que sobre el mimos ondea, desde el alba al anochecer la bandera de España.

 

LA MURALLA REAL. 

Muralla Real

Es un gran lienzo pétreo que se alza sobre la parte central del Foso Marítimo, dominándolo desde sus veinte metros de altura. Tiene ciento setenta metros de longitud y un grosor de once. Une los baluartes de la Bandera y de la Coraza Alta. En 1.721, bajo la muralla se construyó un Cuartel capaz de alojar cuatro batallones. En el año 1.966 fue transformado en habitaciones del Parador Nacional "La Muralla". En la fachada principal del hotel se encuentra un escudo de piedra con las armas de la Corona de España en tiempos de Felipe V que se encontraba en la desaparecida Torre del Reloj, construida en ese lugar en 1730 por orden del gobernador D. Manuel de Orleans, conde de Charny y demolida en 1.966 con motivo de la construcción del hotel.

 

EL FOSO DE LA MURALLA REAL.

Foso Real

Es un canal marítimo navegable que comunica las bahías sur y norte, constituyendo un foso de agua de trescientos cincuenta metros de longitud, que separa el primer núcleo de fortificaciones de la Plaza de Armas, convirtiendo a la antigua Ciudad en una isla separada del continente. Su anchura, por la parte mas estrecha, es de unos quince metros y en la más ancha de treinta. Su profundidad media, con marea alta, es de casi dos metros. El foso existía desde siempre como accidente geográfico natural, pero sin llegar a comunicar las aguas de uno y otro lado. Los árabes lo llamaron "al Suhay". Su estado actual data de 1.549, fecha en que los portugueses lo prolongaron. Cuando se carecía de puerto, se utilizaba como fondeadero de embarcaciones de poco calado. Su paso se hacía por un puente levadizo situado en la embocadura norte, que fue sustituido por otro fijo a principios del siglo XX.

 

EL BALUARTE DE LA CORAZA ALTA Y SU CABALLERO.

Baluarte Coraza Alta

Está situado junto al puente nuevo o de la Virgen de África, protegiendo la entrada sur del Foso de la Muralla Real. Fue levantado entre 1.543 y 1.549. Por su ubicación ha sido llamado Baluarte del Sur o de la Banda de Tetuán. En su parte superior tiene una defensa en forma de torreón, llamada "caballero", que le fue añadida a finales del silgo XVIII. Estaba unido al baluarte de la Rivera por un lienzo de muralla denominada Coraza Baja que fue demolida a mediados de los cuarenta, con motivo de la construcción de la carreta Ceuta - Tetuán. La imagen de piedra de la Virgen de África, Patrona de la Ciudad, que puede verse en el flanco sur del baluarte, data de 1.961.

 

ESPIGÓN DE LA RIVERA

Espigón de la Rivera

Es un ancho muro de piedra, de casi 100 metros de longitud, que se adentra en las aguas de la bahía sur desde la playa de la Ribera. Durante la época musulmana hubo, en este mismo sitio, una muralla y una torre llamada "Bury al-Má, (el Castillo de Agua) que los portugueses denominaron "Coracha de Barbaçote". Las estructuras que hoy se pueden contemplar datan de 1.766, año en que se reformó el viejo espigón, dándole la anchura necesaria para instalar una batería. 

En la década de los 70, sobre este espigón, se construyó la sede del Club Natación Caballa, que aún permanece, y en cuya fachada fue colocado un bello escudo de piedra con los blasones de la corona de España y al leyenda "Felipe V rei de las Españas".

 

EL BALUARTE DE LOS MALLORQUINES.

Actualmente se encuentra en proceso de restauración. Fue un baluarte de dos flancos, situado en la embocadura norte del Foso real, junto al puente del cristo, frente al baluarte de la Bandera. Su construcción original era de época portuguesa. Lo que quedaba de esta fortificación pertenecía al siglo XVIII. Enlazaba la muralla norte del recinto intramuros de "La Ciudad" con la escarpa del foso de la Muralla Real, cuya embocadura defendía. Flanqueaba las antiguas Puertas del Campo y sirvió de apoyatura al puente levadizo que, hasta 1.729, existió en este lugar. Cuando a principios del siglo XX dicho puente fue modernizado y ampliado, el baluarte fue parcialmente demolido en su parte superior hasta dejarlo al mismo nivel de la calzada, descubriéndose entonces unos lienzos anteriores a la obra portuguesa, que fueron identificados como parte de la muralla califal. Adosado a su flanco norte se encuentra la sede del Club Nautico C.A.S, en cuyo interior pueden verse algunos vestigios de la muralla árabe. En la actualidad se está reconstruyendo la parte que fue demolida, y en él se va a alojar la Oficina de Turismo de la Ciudad.

 

EL BALUARTE DE SAN PEDRO.

Baluarte de San Pedro

Situado en al orilla occidental del Foso de la Muralla Real, frente al baluarte de la Bandera, es un bastión de planta poligonal de cinco lados, con cañoneras en los flancos sur y oeste. A lo largo del tiempo ha sufrido varias transformaciones, la última en 1.903, año del derribo de parte de su estructura para abrir la entonces llamada avenida de Bernal y hoy denominada de González Tablas. 

Escalera de la Sangre restaurada

En una de sus bóvedas habitaba el verdugo de la Plaza ya que en un lugar próximo eran ajusticiados los reos, que subían hasta el patíbulo, por la llamada "Escalera de la Sangre". El desplome de una parte de su muro, ocurrido en 1.985, arrastró la citada escalera que ha sido recientemente recreada con criterios actuales. 

 

 

Plaza de Santiago

En el espacio existente entre este baluarte y la contraescarpa del Foso de la Muralla Real está la denominada Plaza de Santiago, en cuyo centro se alza un "cruceiro" moderno, a cuyo pie, con motivo de los actos del II Premio Convivencia, el 30 de enero del año 2.000, fue plantado un viejo olivo como símbolo de la paz y el espíritu de convivencia que reinan entre las distintas culturas integradas en Ceuta.

 

EL FRENTE DE LA VALENCIANA.

Frente de la Valenciana

El llamado Frente de la Valenciana está formado por la gran muralla que une los baluarte de San Pedro y Santa Ana y la "falsa braga" que completaba este sistema defensivo y que, con ellos, constituye el hornabeque de la Plaza de Armas. Por ser, en el tiempo de su construcción, la línea más avanzada de este segundo núcleo del recinto fortificado, es denominada en algunos planos antiguos Frente de la Valenciana. Esta gran cortina, de similares características y monumentalidad que la Muralla Real del foso, tiene aproximadamente cien metros de largo, seis de alto y un grosor de doce. 

Puerta Frente de la Valenciana

Hacia su mitad se abre una puerta con bóveda de medio punto y pasadizo que comunica la Plaza de Armas con el camino de ronda de la contraescarpa del Foso de la Muralla Real.

 

 

 

EL BALUARTE DE SANTA ANA.

Baluarte de Santa Ana

Defendiendo la embocadura sur del Foso de la Muralla Real, está situado frente al baluarte de la Coraza Alta flanqueando el puente de la Virgen de África. Cierra la Plaza de Armas con su muro oeste. Tiene una planta casi rectangular, con flancos a los cuatro puntos cardinales y un orejón en su muralla oeste. Su espacio interior es conocido como el "Corralillo de Santa Ana", en el que se conservan los restos de las antiguas caballerizas. Su acceso desde el Camino de Ronda, se hace por una puerta abovedada con arco de medio punto, en cuyo frontis están empotrados sendos escudos de piedra similares a los anteriores y pertenecientes a los mismos personajes.

 

LA PLAZA DE ARMAS.

Plaza de Armas

Es el amplio espacio central del Conjunto Monumental, limitado al este por el hornabeque del Frente de la Valenciana y al oeste por los revellines de San Pablo, de San Ignacio y la contraguardia de San Francisco Javier. Tras la construcción del hornabeque del frente de la Valenciana en 1.699, por delante quedaba una gran extensión de terreno, por lo que el ejercito sitiador de Mawlawy Ismail se aproximaba peligrosamente a las fortificaciones de la Plaza, que era necesario fortificar para alejar al enemigo y de este modo, ganar el terreno suficiente para construir una plaza de armas lo suficientemente amplia, que sirviera como lugar de concentración y punto de partida de las tropas de la guarnición. Sobre 1.725 se construyeron los revellines de San Pablo, de San Ignacio y la contraguardia de San Francisco Javier, con sus fosos y caminos cubiertos, tal y como han llegado a la actualidad. 

 

REVELLÍN DEL ANGULO DE SAN PABLO.

Actualmente se encuentra en proceso de restauración. Ocupa el extremo norte de la Plaza de Armas y tiene planta de forma poligonal de cuatro lados. Es la pieza que más reformas y modificaciones ha sufrido desde que, hacia 1.700, fuera concebido como una fortificación en forma de pronunciado ángulo que apuntaba hacia las posiciones enemigas, origen de su antigua denominación de El Angulo, hasta que veintitrés años más tarde adquiriera la traza de revellín conocida en la actualidad. Las obras de restauración lo convertirán en el centro de Interpretación del Conjunto Monumental. 

 

REVELLÍN DE SAN IGNACIO.

Revellín de San Ignacio

Ocupa la parte central de la Plaza de Armas, estando flanqueado por el revellín del Angulo de San Pablo, al norte y la contraguardia de San Francisco Javier, al sur. Es un magnífico ejemplar de revellín, de planta poligonal con una superficie aproximada de 1.200 metros cuadrados, su fachada principal mide, por la parte más alta 10 m y en ella se abren unos ventanales en forma de óculos. Los flancos laterales están rematados por cañoneras. En su planta baja existen diversas estancias con puertas y ventanas abiertas en la fachada principal. 

Escudo Revellín San Ignacio. 

En el frontis de la puerta central existe un bellísimo escudo heráldico con las armas de la corona de España durante el reinado de Felipe V con una cartela cuya inscripción hace referencia a la victoriosa campaña que, entre noviembre de 1.820 y febrero del año siguiente, realizó el ejército expedicionario del marqués de Lede, en la que obligó a los sitiadores a retirarse hasta las proximidades de Castillejos. El interior de este revellín estaba conformado por un sistema de galerías abovedadas y unas rampas que subían hasta un relleno que constituía la plataforma superior desde donde la guarnición y las piezas de artillería controlaban el campo exterior. Desde 1.999 alberga la Sección de Bellas Artes del Museo de Ceuta y en él se han celebrado numerosas exposiciones temporales.

 

CONTRAGUARDIA DE SAN FRANCISCO JAVIER.

Contraguardia de San Francisco Javier

Ubicado en el extremo sur de la Plaza de Armas, frente al baluarte de Santa Ana y haciendo esquina con la muralla que cierra el recinto, es una fortificación de planta casi rectangular, con una fachada principal de ochenta y cinco metros de largo, unos diez de alto y un grosor medio de quince, en la que se abren cinco puertas y otras tantas ventanas que corresponden a las espaciosas estancias, con bóvedas de medio punto, que soportan su adarve, y al que se accede por una rampa adosada al baluarte de Santa Ana y en el camino de ronda de la muralla, que por el sur cierra la Plaza de Armas y en la que modernamente, se abrió una puerta que da acceso a la avenida de Martínez Catena. A un nivel superior tiene otra estancia a la que se sube por una escalera adosada al ala sur de la fachada principal. Muy próxima se encuentra empotrada una lápida de piedra con la imagen de San Francisco Javier, que da nombre a la fortificación. Cabe decir, a este propósito, que la costumbre de dar nombres de Santos a las fortificaciones militares es de uso antiguo y con el se pretendía lograr la protección divina frente a los ejércitos infieles. 

Además de sus nombres, se solía colocar en algún lugar de la fortificación la imagen correspondiente, aunque solo en este dedicado a San Francisco Javier se conserva su efigie. En su muro oeste, de ciento diez metros de longitud y coronado por cañoneras, también labrado en piedra, está empotrado un escudo heráldico con las armas de D. Manuel de Orleans, conde de Charny, gobernador de la Plaza de 1.825 a 1.731. En la actualidad se utiliza como taller de restauración y limpieza de piezas arqueológicas y obras de arte, así como de almacenaje.

 

Bibliografía:

Semblanza histórica de Ceuta.   Jose Luis Gómez Barceló  Año: 2.002

 

 

  

 

 

 

 

 

© www. conoceceuta.com

Webmaster: Miguel M. M. (Ceuta 2.002)

E-mail: conoceceuta@hotmail.com